Política

Simonovis revela los detalles de su escape

Simonovis

26-06-2019.   Simonovis la tarde del lunes 24 de junio, a través de su cuenta oficial de Twitter comunicó «¡Estoy libre!». Luego de hacer malabares, por fin revela los detalles de su escape.

El prófugo político Iván Simonovis zarpó al atardecer en una lancha con destino a una isla para un encuentro con la libertad.

Semana antes, había escapado de su arresto domiciliario. Bajo por cuerda de 25 metros en medio de la oscura noche y con cizalla cortó el monitor electrónico que llevaba en su tobillo. Luego, es escabulló a un escondite para eludir a las fuerzas de seguridad que se encontraban en los alrededores de su residencia. Lo planeó todo minuciosamente.

EL gran escape

Tras la convocatoria a la «Operación Libertad» hecha por Guaidó el 30 de abril, Simonovis recibió una pista de que pronto sería devuelto a la cárcel. La cantidad de guardias alrededor de su casa se incrementó de ocho a 12 luego de que Maduro designó a un incondicional como director de la policía política SEBIN. El anterior director, el general Manuel Figuera, huyó del país durante el alzamiento.

La planificación del escape tardó semanas, y la meta final era clara: Estados Unidos.

Simonovis escapó de su casa el 16 de mayo, entre sus pertenencias llevaba una navaja de bolsillo, una copia de su sentencia judicial y  y una biografía del astronauta Neil Armstrong.

Al bajar por un callejón oscuro, chocó duro contra una pared adyacente. Pero  luego recuperó el equilibrio y en segundos estaba en uno de tres vehículos que lo llevarían a una casa abandonada.

“Yo tomé eso como una operación que yo estaba haciendo cuando estaba en la policía y los segundos son la vida”, relató Simonovis. “La velocidad con que tú te mueves es la velocidad que va a garantizar el éxito de lo que tú estás haciendo. Entonces tienes que ser rápido y violento”.

Ya en libertad, el ex-funcionario llamó a su esposa Bony Pertnez, quien ignoraba los planes. Bony se encontraba en Alemania visitando a sus hijos.

Primero se escondió en una casa abandonada, posteriormente se hospedo en la Embajada Argentina. Allí Simonovis le pidió a su esposa publicar fotos del la familia para despistar a los grupos policiales y al gobierno, quería que pensaran que ya estaba fuera del país.

El viaje hacia el lugar donde lo esperaba la lancha, fue tenso. Tuvo que cruzar varios puntos de control de la Guardia Nacional. Simonovis viajó en un Toyota destartalado, loa acompañaban un grupo de autos por si debía cambiarse o salir corriendo.

Luego de un largo y estresante trayecto, llegó a una zona aislada de la costa venezolana. Lo que debió haber sido un viaje rápido en lancha, se convirtió en una odisea de 14 horas, esto gracias a al motor viejo del navío que por poco lo deja varado.

Para no perjudicar a quienes lo ayudaron, el ex-comisario se negó a identificar la isla hacia donde viajó o a decir exactamente cómo y cuándo llegó allí después de que le falló el motor.

Uno de los abogados de Simonovis fue detenido en la misma prisión en Caracas donde muchos otros activistas opositores siguen encarcelados. Este ocurrió luego de que rindiera unas declaraciones frente a la vivienda del funcionario.

Luego de llegar a la isla, un avión fileteado lo recogió. Sobrevoló por las Bahamas hasta llegar al espacio aéreo estadounidense. Simonovis también pilotó la nave.

“Aterricé mi libertad… Venía en el avión y el capitán se enteró que yo era piloto y me dijo si quería volar con él y me cedieron el puesto de copiloto. Y en este caso no sólo estaba teniendo la libertad, sino que estaba teniendo el control de mi destino”.

“Estoy administrando demasiada libertad, pero se siente muy bien ser libre. Es la condición natural del hombre”, agregó.

Mientras tanto, el ex-comisario espera que su hazaña inspire a otros venezolanos a perseverar y alzarse contra Maduro a pesar de los imponentes obstáculos.

Texto: Anabel Fernández – Información AFP.

Dejar un comentario

También pueden gustarte

Leer Más