Entretenimiento

Selena: la estrella del tex-mex cuyo brillo jamás se apagó, ni siquiera después de su muerte

Selena: la estrella del tex-mex cuyo brillo jamás se apagó, ni siquiera después de su muerte


Giró para salir corriendo de la habitación apenas se sintió amenazada, pero la bala calibre .38 que atravesó su espalda y su pecho cruzó la puerta antes que ella. Para cuando logró salir, la sangre ya empezaba a fluir, incontrolable. Los pocos pasos que logró dar hacia la recepción del hotel Days Inn de Corpus Christi, Texas, mientras gritaba pidiendo ayuda, dejaron un rastro rojo a lo largo de su ruta. Así murió Selena Quintanilla.

LEE TAMBIÉN: Lanzan canción inédita de Selena a 20 años de su muerte [VIDEO]

Artista precoz, preparada y talentosa, no podría demostrar su destreza nuevamente sobre un escenario. Estos no eran los pasos de baile que sabía de memoria y la llevaban a tiempos felices. Estos eran pasos desesperados, pasos que huían de su victimaria, cuya voz sentía insultándola pocos metros atrás, mientras sus últimas fuerzas la abandonaban corriendo hacia la nada.

Eran las 11.48 de la mañana de un viernes 31 de marzo de 1995. Una bala letal envió su luz al Olimpo de los inmortales. A solo dos semanas de cumplir 24 años, Selena Quintanilla desconectaba los micrófonos en la tierra para cantar desde la eternidad.

Su muerte precipitó lo que muy probablemente ella pudo haber logrado en vida: la fama en todo el continente y el éxito más allá del público y las fronteras tejanos o mexicanos. Hoy, una serie de Netflix intenta revivir las lágrimas y sonrisas que tuvo su camino. Se contarán, sobre todo, los momentos previos al éxito y la apoteosis escénica que vivió al lado de Los Dinos, además de la historia particular de su familia que la llevó hasta allí. Sus intimidades, sus angustias, sus ilusiones, sus inseguridades, sus alegrías. Christian Serratos dejará de liquidar zombies en “The Walking Dead” (momentáneamente, pues su contrato en la serie continúa) para asumir el que es, probablemente, el reto más grande de su carrera como actriz: interpretar a la reina del tex-mex cuya muerte la ha convertido en uno de los más grandes fenómenos vivos del género.

Christian Serratos, caracterizada como Selena Quintanilla en "Selena" de Netflix. Foto: Netflix.

Christian Serratos, caracterizada como Selena Quintanilla en «Selena» de Netflix. Foto: Netflix.

LEE TAMBIÉN: Vanessa Hudgens: la estrella que pudo escapar de Disney y ahora triunfa por cuenta propia | FOTOS

Alcanzar una estrella

Como actriz latina, el legado de Selena me impactó mucho”, ha declarado Serratos hace unos días en una entrevista con Vogue, que la tiene como protagonista de su última portada. “¡Fue asombroso! Soñé con representar a esta persona toda mi vida. No es una exageración. Pero parecía mágico, de otro mundo, así que lo descarté como un sueño, como el sueño de representarla. Nunca pensé que tendría la oportunidad. Por eso, siento que todavía no lo asimilé”, asegura la actriz que cumplió 30 años el último setiembre y que lleva los últimos 6 convertida en Rosita Espinosa, la aguerrida sobreviviente del apocalipsis zombie retratado en “The Walking Dead”. Con un personaje dotado de fuerte carácter y tenue sensualidad, logró destacar en una de las series más populares de los últimos tiempos. Antes, encarnó a Angela Weber en la saga Crepúsculo –desde el 2008- y participó en series como Hannah Montana, American Horror Story, Glee y, sobre todo, “Manual de supervivencia escolar de Ned”, de Nickelodeon, que la hizo popular entre la audiencia adolescente.

Esta es una mujer muy fuerte, muy poderosa, muy resiliente, que inspiró a muchos, así que quiero realmente hacer un buen trabajo y homenajear su legado, lo que defendía, por lo que la gente la adoraba. Y creo que lo hicimos. Creo que a la gente le va a encantar”, agregó Serratos a Vogue, con sincera voluntad de honrar a Selena y todo lo que ella representa hasta hoy: una cantante estadounidense, de origen mexicano, que se erige como estrella a ambos lados de la frontera, convirtiéndose en ejemplo para millones de jóvenes que anhelaban seguir sus pasos.

Selena representa cada vez más. A pesar de que solo vivió poco más de 23 años, logró imponer un estilo sobre el escenario y su carisma y maneras sencillas fuera de él. Cantó tex-mex y también balada, cumbia, pop o rancheras. También se encargó de diseñar su propio vestuario y abrió tiendas bajo ese concepto. Quizás sea porque llevaba el arte en la sangre. Abraham Quintanilla, su padre, llegó a tener un conjunto musical, Los Dinos, que mantuvo con altibajos por más de 15 años. Cuando era niña, mientras su padre le enseñaba a tocar guitarra a su hermano mayor, Abraham, A.B., ella entró a acompañarlos y se puso a cantar. Su talento fue reconocido de inmediato. A los 9 años ya estaba presentándose ante el público, cantando una versión de Feelings, el éxito romántico de los años 70 que interpretara Morris Albert.

A inicios de los 80, Selena y los Dinos –con su hermano A.B. en el bajo y su hermana Suzette en la batería- se presentaban en PapaGayo´s, el restaurante que la familia tenía en Lake Jackson, Texas, la ciudad en la que había nacido la artista. Cuando el negocio quebró, llegaron tiempos durísimos. Tuvieron, incluso, que pedir ayuda a la asistencia social. En 1985, con 14 años, grabaron su primer disco y empezó la ruta en la que terminaría venciendo los prejuicios del género tex-mex, que entones parecía solo admitir a cantantes masculinos. Aunque no les fue bien de inmediato y tuvieran que enfrentarse a durísimas pruebas, hoy, al lado de nombres como Gloria Stefan o Shakira, Selena es una de las cantantes latinas que más discos ha vendido, superando los 75 millones. Su vigencia no admite dudas.

Christian Serratos, caracterizada como Selena Quintanilla en "Selena" de Netflix. Foto: Netflix.

Christian Serratos, caracterizada como Selena Quintanilla en «Selena» de Netflix. Foto: Netflix. (NETFLIX/)

Baila esta cumbia

Durante los siguientes 10 años después de su debut, Selena cantó, bailó e hizo cantar y bailar a miles, temas como “La carcacha”, “Amor Prohibido”, “Como la flor”, “Bidi bidi bom bom”, “No me queda más”, “Tú solo tú” o “Baila esta cumbia”. La banda pasó de viajar en el destartalado bus bautizado cariñosamente como “Big Bertha”, a hacerlo con todas las comodidades. Pasaron del anonimato a ser entrevistados por las radios de cada ciudad en la que se presentaban. Selena sumó la cifra récord de 36 triunfos en los Tejano Music Awards, premio representativo de los géneros que interpretaba. Además, ganó en 14 oportunidades los Latino Billboard, 10 el premio Lo Nuestro y obtuvo 1 Grammy, en tiempos en los que no existía aún el Grammy Latino. El 2011 fue homenajeada por el servicio postal estadounidense, que creó una estampilla con su imagen, en una colección que incluía a otras estrellas latinas que marcaron época: Celia Cruz, Carlos Gardel, Tito Puente o Carmen Miranda.

A pesar de que hubo testigos que dijeron haberla visto corriendo tras Selena, gritándole gruesos insultos, Yolanda Saldívar, antigua presidenta de su club de fans y mano derecha suya, aseguró que el revólver Taurus que llevaba aquel viernes 31 de marzo de 1995 se disparó accidentalmente. “No quise matar a Selena, quería matarme yo”, ha llegado a decir. Aunque nadie le cree. Durante y después del juicio intentó manchar el nombre de la persona que confió en ella y a la que asesinó por la espalda sin piedad.

Unas 20 mil personas visitan cada año el museo sobre Selena en Corpus Christie. Otros miles llegan también a rendirle respetos al Seaside Memorial Park de dicha ciudad, donde está enterrada. Su rastro aparece iluminando las carreras de las más grandes artistas latinas de la actualidad, como Shakira, Jennifer López -quien la interpretó en la película que la llevó a la fama- o la propia Selena Gómez, bautizada así en su honor. Su influencia no palidece, sino que se revitaliza con los años.

A Yolanda Saldívar, su asesina, las autoridades de la Unidad de Mujeres de Mountain View, la prisión de Gatesville, Texas, donde permanece recluida, la mantienen aislada. Desde el 22 de noviembre de 1995, permanece las 24 horas del día prácticamente sola en su celda. Para ella es mejor así. Muchas presas quisieran ser ellas quienes venguen el nombre y la memoria de la artista.

¿Mis planes para el futuro? Mis planes para el futuro son de llegar a ser una artista internacional. No solamente en la música mexicana, sino en la música en inglés. No tengo que ser un éxito en el mercado en inglés, nomás tengo que tratar”, decía Selena con su habitual sencillez y naturalidad en una entrevista brindada tres meses antes de su partida.

Hoy sabemos que logró mucho más de lo que pudo imaginar.

Jennifer López en "Selena" (1997), película que la catapultó a la fama. (Foto: RICCO TORRES / AFP)

Jennifer López en «Selena» (1997), película que la catapultó a la fama. (Foto: RICCO TORRES / AFP) (RICCO TORRES/)

Mira también

La vida de Selena llega a Netflix | Video

A medida que la cantante Selena crece y cumple sus sueños, ella y su familia deben tomar decisiones difíciles para aferrarse al amor y vivir de la música.

Te puede interesar



Source link

También pueden gustarte

Leer Más