Internacionales

Red de narcotráfico del presidente Juan Orlando Hernández

Desde el 2004, Tony Hernández, hermano del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, ha estado involucrado en producir y distribuir toneladas de cocaína.

Usaba aviones, lanchas y, por lo menos en una ocasión, un submarino.

Los documentos que se exhibieron ante la corte federal estadounidense del Distrito Sur de Nueva York fueron contundentes.

Tenía acceso a laboratorios de cocaína en Honduras y Colombia.

A veces proveía seguridad fuertemente armada a los narcotraficantes, la misma que, en repetidas ocasiones, era brindada por policías hondureños, reportó Infobae.

Ese mismo año, cuando el gobierno federal estadounidense dice que el negocio ilícito de Tony iba tomando impulso.

El presidente de Honduras era el nacionalista Ricardo Maduro, quien implementó la política de “mano dura” contra la delincuencia.

Bajo su misma administración se creó la reforma al Código Penal que dio paso a la llamada Ley Antimaras.

La cual legitimó la encarcelación de miles de hombres jóvenes de los barrios marginales a lo largo de todos estos años.

Tony no era una figura conocida, lo que le permitió permanecer libre en ese período y sobornar a la seguridad estatal para facilitar el paso de las drogas, según los documentos del juicio.

Pero a través de los años llegó a ser tan importante en el bajo mundo, que también recibió sobornos grandes de narcotraficantes.

Como fue el caso del millón de dólares que el Chapo Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa de México, que de manera personal presuntamente le entregó para la campaña de su hermano.

Quien en ese momento era diputado en el Congreso Nacional y cuadro del Partido Nacional para ser presidente de Honduras.

Tony Hernández y su hermano Juan Orlando han negado todas las acusaciones.

El actual presidente respondió que lo que se ha dicho en el tribunal es venganza por parte de delincuentes dolidos por la guerra contra las drogas que ha emprendido su administración.

Otra parte del gobierno estadounidense (la fiscalía de la corte federal del Distrito Sur de Nueva York) argumenta que un momento clave para la consolidación del poder de esta supuesta red élite criminal fue el año 2009 con el golpe de Estado en Honduras.

El expresidente, derrocado en ese golpe, Manuel Zelaya Rosales, indicó que en ese momento, el narcotráfico permeó la institucionalidad hondureña, vulnerada y quebrada.

Dejar un comentario

También pueden gustarte

Leer Más