Política

Opinión | Una sociedad a medida de los adultos – El Salto

Opinión | Una sociedad a medida de los adultos - El Salto


Para mí, el confinamiento ha sido bastante llevadero, opinión que la mayoría de mis compañeros no comparten. Sí es verdad que he echado de menos salir y ver a mis seres queridos, pero sabía que si quería volver a verlos pronto tenía que permanecer en mi casa. Creo que todos hemos tenido que cargar con la angustia que generaba imaginarse que alguna persona que apreciamos cayera enferma. Además, tampoco tuve mucho tiempo libre debido a la cantidad de tareas que nos mandaban.

El tiempo que hemos pasado confinados los niños, niñas y adolescentes hemos tenido que continuar las clases a través de diversas plataformas de internet, y nos han asignado tareas online, que bajo mi punto de vista eran excesivas. Muchos de mis compañeros han visto en esta situación la oportunidad de sacar mejores notas fácilmente; otros, no entregaban todas las tareas a tiempo ni se esforzaban en hacerlas.

Personalmente, fui una de las que llevaron los deberes al día igual que en clase, por lo que no me parece justo el aprobado general. Aunque habíamos hablado con los profesores y les habíamos pedido que redujeran las tareas, la mayoría de ellos hicieron caso omiso a pesar de que deberían habernos escuchado porque era un tema que nos influía directamente a nosotros, tal y como dice la Convención sobre los Derechos del Niño. Según la CDN, los menores tenemos derecho a opinar y ser escuchados sobre las situaciones y decisiones que nos influyan directamente, como en los colegios e institutos, el cierre de los parques, los campamentos de verano, el criterio al decidir quién podía volver a salir, la suspensión de actividades extraescolares, la desescalada, etc., situaciones en las que ninguna institución preguntó qué nos parecía.

Creo que el adultocentrismo se debe a que vivimos en una sociedad consumista, y las personas que tienen dinero son las que trabajan

Desde mi punto de vista, la opinión de los niños y adolescentes siempre debería tenerse en cuenta. El problema llega cuando hay que decidir a qué niños o adolescentes se pregunta, cuando tu mayor preocupación es elegir la foto que subes a Instagram. Creo que a raíz de este problema pueden surgir otros como el adultocentrismo, que suscita a los niños a adoptar un estilo de vida establecido por los adultos, o la niñofobia, que es el sentimiento que albergan algunos adultos,consistente en que un menor molesta en algún lugar o situación. En general, la sociedad en la que vivimos actualmente está hecha a medida para los adultos, más que para los niños.

Creo que se debe a que vivimos en una sociedad consumista, y las personas que tienen dinero son las que trabajan. Como los trabajadores son en su gran mayoría los adultos, la sociedad depende mayoritariamente de su consumo, más que del consumo de los niños o adolescentes que es casi nulo. Tengo la suerte de vivir en una ciudad amiga de la Infancia, que además colabora con espacios como Cibercorresponsales y asociaciones juveniles, donde sí se han escuchado nuestras voces en plenos infantiles del Ayuntamiento, y las ideas de los niños y adolescentes sí se tuvieron en cuenta para algunas decisiones. 

SOBRE CIBERCORRESPONSALES

Cibercorresponsales es una iniciativa de la Plataforma de Infancia donde chicos y chicas de entre 12 y 17 años cuentan al mundo lo que piensan, lo que sienten, lo que les preocupa o lo que quieren cambiar.

 



Source link

Dejar un comentario

También pueden gustarte

Leer Más