Leads

Milfred Baptista y su visión de El Viejo y El Mar

Milfred Baptista

El Viejo y El Mar es una obra corta en la Ernest Hemingway expone la ardua lucha de un pescador que tiene como adversario un pez. Un pez que es capaz de desviar el curso del hombre experimentado, yendo de la costa hasta llegar mar adentro. Hemingway se caracteriza por una escritura sencilla que busca, sobre todas las cosas, poner en contexto. Este delgado pero magnífico libro fue escrito por el periodista estadounidense durante una larga visita a la isla de Cuba.

La periodista Milfred Baptista explica, “siempre había escuchado sobre Hemingway: sus novelas, la vida en Cuba, el Nobel de Literatura. Tienes que leerla, me decía, y así pasaron años. Una de estas tardes la busqué y la leí de un jalón. Una historia simple pero tremendamente aleccionadora. Así como el viejo, yo también he luchado con ese pez y con unos cuantos tiburones. Una historia de lucha, resiliencia, dignidad”.

Y es que las lecciones que este menudo libro es capaz de dejar, tras sus páginas leídas, son un sin fin de aprendizajes aplicables en muchos aspectos de la vida.

Santiago, mejor conocido como El viejo, es un pescador con años de experiencia que se enfrenta al fracaso tras tener 84 días sin poder atrapar a ningún pez. Este hecho lo empuja a salir solo y enfrentarse al mar. La lucha con el gran pez dura tres largos días; y llega a casa sin la pesca pero con un sin fin de aprendizaje.

La visión bajo el cristal de Milfred Baptista

“Comprendí que muchas veces nuestros fracasos se hacen más agónicos al ser descubiertos por quienes amamos. Cómo puede un hombre luchar con tanta intensidad: desfallecer, volver a luchar, cuestionarse su cordura y su fe. Todos hemos estado en el lugar del viejo alguna vez. El valor del esfuerzo humano y el dolor por el fracaso. El coraje y la dignidad del pescador anciano en el ocaso de su vida.
Jamás se abandona una batalla sin haber gastado todos los cartuchos. A veces pensamos que perdimos cuando en realidad ganamos. El legado surge al mantener la integridad”, señala en su blog Milfred Baptista.

También pueden gustarte

Leer Más