Entretenimiento

Luces y sombras del sector espacial: as est influyendo la pandemia

Luces y sombras del sector espacial: as est influyendo la pandemia


Aunque la demanda de servicios vinculados a las comunicaciones sigue creciendo, la industria espacial sufre tambin prdidas y falta de liquidez por los retrasos en proyectos, los sobrecostes por las medidas antiCovid y la reduccin de algunos presupuestos institucionales

Despegue del cohete Falcon 9 con la nave tripulada Crew Dragon

Despegue del cohete Falcon 9 con la nave tripulada Crew Dragon
REUTERS REUTERS

Hay gran preocupacin en Europa por el futuro del sector espacial que se considera estratgico para la seguridad y la autonoma, el crecimiento econmico sostenible y por el inters meditico que despiertan sus logros cientficos y tecnolgicos. La Agencia Espacial Europea (ESA), la Comisin Europea (CE), y las Agencias Espaciales de los principales pases (Espaa no dispone de Agencia Espacial), estn evaluando el impacto de la pandemia y preparando medidas para proteger sus intereses estratgicos e industriales y la cooperacin internacional en los grandes programas espaciales.

Los servicios que presta la infraestructura espacial estn presentes en la actividad diaria de los ciudadanos gracias a su cobertura global, inmunidad a fenmenos naturales y disponibilidad inmediata, lo que hace que estos servicios sean especialmente tiles para paliar los efectos de crisis humanitarias producidas por catstrofes naturales o sociales.

Durante la pandemia la demanda de comunicaciones ha crecido exponencialmente por la necesidad urgente de implantar servicios a nivel global de comunicaciones, teletrabajo, videoconferencias (familiares y empresariales), comercio electrnico, entretenimiento… servicios que utilizan en gran medida las infraestructuras espaciales. La previsin meteorolgica, que recibe diariamente datos de temperatura y velocidad del viento a distintas altitudes de aviones comerciales se ha visto perturbada por la cancelacin de la mayor parte de estos vuelos, carencia que se compensa por la informacin que proporcionan los satlites meteorolgicos y cientficos. Las aplicaciones hasta el nivel de nuestro Smartphone de imgenes, posicionamiento, navegacin, seguimiento, bsqueda y rescate proporcionados por satlites son cada vez ms necesarias, lo que explica su creciente demanda y relevancia econmica.

La valoracin econmica de la actividad espacial la llevan a cabo varias organizaciones con criterios diferentes, por lo que suele haber discrepancias entre los datos que presentan, sin embargo, hay cierto consenso en los rdenes de magnitud.

El crecimiento anual de este sector en los 15 ltimos aos ha sido de un 6%, y se espera un crecimiento similar en los prximos aos. La actividad espacial suele distinguir entre el segmento espacio Upstream (satlites y lanzadores), y el Downstream que se refiere a la explotacin terrestre de sus aplicaciones. Como referencia el Upstream mueve anualmente sobre 25.000 millones (orden de magnitud) y el Downstream 300.000 millones, de los cuales TV directa y navegacin suponen aproximadamente 90.000 millones cada uno, la actividad institucional 80.000 millones, comunicaciones 30.000 millones y el resto son equipos de tierra.

De estos datos se deduce un efecto multiplicador del negocio (spin-off) de 12 del Upstream en el Downstream, factor que segn las previsiones podra llegar a 20 en 2030, y a 30 en 2040. Este crecimiento previsto se debe a la utilizacin masiva de las constelaciones de banda ancha e imgenes, las aplicaciones de la teledeteccin para la sostenibilidad, seguimiento del cambio climtico y la introduccin del Internet de la Cosas (Internet of Things, IoT) actualmente en desarrollo. El sector se est transformando de una orientacin centrada en la tecnologa a una orientacin al negocio.

Por todo esto las perspectivas de crecimiento del sector espacial han despertado gran inters en inversores privados en EEUU, y aunque muchas iniciativas (Startup) no han conseguido ir adelante, otras se estn consolidando. Analizando las inversiones multi-billonarias que van adelante, observamos que se dan tres circunstancias; en primer lugar disponen de un programa institucional muy elevado que garantiza continuidad y seguridad jurdica a las inversiones; en segundo lugar tienen un aval financiero e industrial de grandes fortunas muy motivadas por el espacio, como son Elon Musk (SpaceX, Tesla), Jeff Bezos (Amazon), Richard Branson (Virgin), Larry Page (Google); adems, la actividad est muy integrada verticalmente, desde la produccin de satlites y los lanzadores hasta la explotacin comercial del servicio. En Europa, OneWeb, nica iniciativa privada de una mega-constelacin de banda ancha, entr en bancarrota a pesar de haber transferido toda la produccin a Florida. Estos van siendo los resultados del New Space.

La inversin gubernamental anual en programas espaciales (cifras redondeadas para mejor comprensin) de los principales pases son: EEUU 43.000 millones, China 8.000 millones, Europa 7.000 millones, Japn 3.000 millones, Rusia 1.500 millones, India 1.400 millones. En los prximos aos gran parte de la inversin institucional europea (ESA y UE) se dedicar prcticamente a consolidar los programas de navegacin europeo Galileo (8.000 millones de la CE) y Copernicus (6.500 millones) para monitorizar el cambio climtico.

Para evaluar la actividad espacial de un pas resulta ms adecuado utilizar como indicador el nmero de lanzamientos al ao, ya que el nmero de satlites ya no es representativo porque su masa puede variar entre 5 KG y varias toneladas. Analizando los lanzamientos efectuados durante los ltimos veinte aos por los principales pases obtenemos los siguientes resultados. EEUU efectu 28 lanzamientos en 2000 que se redujeron a 12 en 2005, despus volvieron a subir hasta llegar a 21 en 2019, y a noviembre 2020 alcanzan 30, superando notablemente al ao anterior, a pesar de la pandemia. China, con 5 lanzamientos en 2000, lleg a 34 en 2019 y a noviembre 2020 lleva ya 34, lo que demuestra un crecimiento constante de su actividad espacial, a pesar de la pandemia. Rusia, pas de 35 lanzamientos en 2000 a 25 en 2019, y a noviembre 2020 ha efectuado 12 lanzamientos, lo que denota una reduccin de la actividad o el efecto de la pandemia. Europa, con 12 lanzamientos en 2000, pas a 9 en 2015, a 6 en 2019 y a 5 en noviembre 2020, 3 Ariane-5 y 2 VEGA, uno de ellos fallido recientemente con el Seosat a bordo. Se puede concluir que la actividad espacial va creciendo notablemente en EEUU y China, en Rusia se va reduciendo y Europa va perdiendo relevancia y est en nmero de lanzamientos al nivel de pases como Nueva Zelanda con 5 o Japn con 3.

La actividad espacial es una «herramienta poltica» desde los inicios de la carrera espacial. Hoy se denomina Diplomacia Espacial y trata de conseguir acuerdos geopolticos de colaboracin estratgica entre las Agencias Espaciales de distintos pases, as como en la participacin en organizaciones internacionales relacionadas con el espacio. Un ejemplo de estos acuerdos los vemos actualmente entre Rusia y China, India con Japn y Reino Unido, Francia con numerosos pases de frica, Sudamrica y con organismos internacionales donde ocupa un puesto relevante.

El sector espacial no est gravemente afectado por el COVID-19, pues la demanda «Downstream» de servicios y aplicaciones sigue creciendo, al contrario que otros sectores en los que s ha cado dramticamente (la aviacin, el turismo, etc.). Los programas espaciales son de larga duracin, lo que asegura una continuidad. No obstante, la industria sufre tambin un impacto econmico (prdidas) y falta de liquidez debido a los retrasos en los proyectos, la ineficiencia industrial, los sobrecostes por medidas COVID-19 y a la reduccin de algunos presupuestos institucionales que pueden afectar su futuro.

De todo lo expuesto se puede concluir que el sector espacial es un bien estratgico que hay que cuidar por razones de soberana (independencia y autonoma) y econmicas (crecimiento y efecto multiplicador de negocio), vinculadas a la infraestructura espacial. En definitiva, hay que tener muy en cuenta que quien domina el Upstream controla el Downstream, y esto es lo que est en juego.

Vctor Rodrigo es doctor Ingeniero Aeronutico y ex director de CRISA/Airbus DS.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer Más