Entretenimiento

llega al Pleno del Congreso en tan solo seis días

llega al Pleno del Congreso en tan solo seis días


MADRID
Actualizado:

Guardar

A las polémicas cesiones del Gobierno a los nacionalistas (ERC) con la eliminación del castellano como lengua vehicular de la enseñanza y oficial del Estado en « ley Celaá», se unen otros guiños en esta polémica norma, también a Podemos, como el ensañamiento contra la concertada y la educación diferenciada. Esto sin mencionar las facilidades para obtener el título en Bachillerato o para evitar las repeticiones en toda la enseñanza obligatoria que promete la ley que lleva el nombre de la ministra de Educación.

Pero la «ley Celaá» también es polémica por la rapidez con la que está siendo tramitada en el Congreso de los Diputados. La Ponencia (grupo de trabajo que analiza y vota las enmiendas y presenta un dictamen a la Comisión de Educación) se reunió tan solo cinco veces para analizar 1.162 enmiendas.

El ya mencionado dictamen será votado (junto a las enmiendas que no entraron en él, llamadas «vivas») en Comisión de Educación mañana viernes. Todo esto será llevado y votado nuevamente en el Pleno del Congreso la próxima semana, concretamente, el jueves 19 y no el 26, como estaba planteado anteriormente (allí se le volverá a dar una oportunidad a las enmiendas rechazadas hasta el momento).

Esto quiere decir que los grupos parlamentarios tendrán solo seis días (con el fin de semana en el medio) para analizar el dictamen del proyecto de ley educativo. El Pleno es el último paso en la Cámara Baja antes del salto de la norma al Senado.

Por poner una referencia, cuando se tramitó la ley educativa vigente (Lomce), las sesiones terminaron un 26 de septiembre y se votó el dictamen en Pleno 15 días después; ahora no se llega ni a una semana entre una votación y otra. «Lo que hacen ahora con la Lomloe es una locura porque no da tiempo a trabajar el dictamen; es una ley metida con calzador que representa el rodillo en las formas parlamentarias», denuncian fuentes del Congreso.

«La falta de tiempo para trabajar con rigor una ley y el atropello que se ha cometido con los tiempos en su tramitación da cuenta de qué es la educación para el sanchismo: la moneda de cambio más útil por ser la más valorada por quienes quieren destrozar este país (los secesionistas y los populistas). Es bochornoso ver cómo el PSOE lo permite en silencio y cómo se ha prestado a este juego», apunta Marta Martín, portavoz de Educación de Cs en el Congreso.

Ley en tres meses

Después de la tramitación en el Senado (que se estima que durará unos dos meses) el texto volverá al Congreso para convertirse en ley definitivamente. Lo que podría producirse en tan solo tres meses.

También supone una gran dificultad para los grupos parlamentarios la votación que tendrá lugar mañana en la Comisión de Educación. El dictamen con las enmiendas incluidas (las transaccionales más todas las de Podemos y PSOE), además de las que no se incluyeron y que aún pueden ser incorporadas, se votarán en una jornada maratoniana, es decir, en un solo día.

Volviendo a la referencia de la Lomce, la Comisión de Educación empleó en su momento tres sesiones para votar unas 700 enmiendas. Ahora es un día para más de 1.000.

La primera vez que saltaron las alarmas respecto a las prisas en la tramitación de la ley fue cuando se dejó afuera a la comunidad educativa del debate parlamentario. PSOE y Podemos se mostraron contrarios a la intervención de la sociedad civil (al igual que el resto de grupos parlamentarios con la excepción de PP, Cs, Vox y UPN).

Se trató de la primera vez en la historia de que una ley educativa no tenía comparecencias.

Hay que recordar que desde la instauración de la Democracia en nuestro país se han aprobado siete normas: (LODE, 1985; LOGSE, 1990; LOPEG, 1995; LOCE, 2002; LOE, 2006; LOMCE, 2013; y LOECE, 1980 (aunque ésta no se llegó a aplicar).

Ver los
comentarios



Source link

También pueden gustarte

Leer Más