Política

La segunda ola de la pandemia golpea a Cisjordania: «Nos preocupan ms las colonias que el coronavirus»

La segunda ola de la pandemia golpea a Cisjordania: "Nos preocupan ms las colonias que el coronavirus"


Los palestinos sufren una fuerte segunda oleada de Covid-19. Gaza asiste a un repunte del paro y a una oleada de suicidios por la crisis

El alcalde de Turmos Ayya denuncia la presencia de asentamientos...

El alcalde de Turmos Ayya denuncia la presencia de asentamientos judos en la zona.
S. E.

El Hospital Hugo Chvez, instalado en la aldea palestina de Turmos Ayya gracias a la donacin del rgimen venezolano, ha dejado de ser temporalmente un importante centro oftalmolgico para atender bsicamente a pacientes del coronavirus en Cisjordania.

«Afrontamos un nuevo ataque de este virus que est provocando mucho sufrimiento entre los enfermos. Yo slo espero que nuestro pueblo siga las recomendaciones del ministerio de Sanidad para reducir el nmero de infectados», nos dice el Dr. Murad en la entrada del hospital palestino tras conversar con familiares de un enfermo activo. El doctor palestino agradece el apoyo econmico (15 millones de dlares) de Venezuela hace cuatro aos y aade, con sensibles muestras de cansancio, que tiene las mismas preocupaciones que el resto de mdicos en el mundo ante el enemigo comn.

La plaga viral, que est siendo ahora ms virulenta para los palestinos que cuando apareci en estas tierras hace cinco meses, ha causado 43 muertos y 6.692 casos confirmados en Cisjordania. La mayora en las ltimas tres semanas lo que ha llevado al Gobierno palestino a ordenar nuevas restricciones de movimiento entre provincias. Especialmente en la zona de Hebrn que es, con diferencia, la ms afectada por el rebrote del Covid-19. Muchos pacientes del Hospital Hugo Chvez proceden de ese distrito.

El estrs en el centro mdico contrasta con la tranquilidad de Turmos Ayya a la que accedemos a travs de un imponente pasillo de palmeras. La pequea localidad palestina, situada a 25 kilmetros al norte de Ramala, destaca por su aceite de oliva, sus campos de cultivo y sus espaciosas casas. El hecho que el fantasma del virus no haya traspasado sus paredes-ningn caso desde marzo- no reduce el desasosiego entre sus 3.500 habitantes. Gran parte de ellos tienen estrechos lazos con Estados Unidos y Panam. Como Munir Oda que comparte con EL MUNDO un deseo y un temor: «Esperamos que este virus venga y se vaya como otras enfermedades aunque me temo que esto va para largo. Ojal no sea el castigo de Dios a la Humanidad al no haber justicia en el mundo».

Nacido en esta cuidada villa, Oda emigr a los 22 aos a Panam donde hoy posee numerosos familiares y negocios. A caballo entre sus dos patrias, este veterano empresario palestino critica la presencia de soldados y asentamientos israeles en esta zona cisjordana bajo control de seguridad de Israel (segn los acuerdos de Oslo) y admite que el conflicto atraviesa un grave deterioro. Ver la paz entre israeles y palestinos? «No s pero quien no quiera la paz est mal de la cabeza. Donde hay paz, hay vida y felicidad», contesta.

El despacho del alcalde Said Kouk no difiere del que tienen otros cargos de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Caf turco, dulces rabes y papeles en la mesa, la bandera palestina y los retratos de Yasir Arafat y su sucesor Abu Mazen. Tras sealar que el Ayuntamiento ha tomado las precauciones necesarias y expresar su confianza en que la concienzacin de sus habitantes hagan el resto, recuerda que uno de los grandes riesgos de contagio en Cisjordania son los palestinos que trabajan en Israel donde el virus ha matado a 368 personas.

«Para nosotros, las colonias israeles son peores y nos preocupan ms que el coronavirus. Hemos perdido unas 500 hectreas de las tierras de nuestro pueblo debido a la construccin en los asentamientos», afirma mientras seala desde la ventana: «Mira, all est la colonia Shilo». En pocos minutos, estamos en su vehculo recorriendo los campos palestinos. Una carpa aparece en el paisaje. «As empiezan los colonos hasta que construyen un enclave. Hacen lo que quieren», acusa Kouk que tambin critica el plan -por el momento congelado- del primer ministro israel Benjamin Netanyahu, de anexionar el 30% de Cisjordania (asentamientos judos y Valle del Jordn) segn establece el programa de paz del presidente estadounidense Donald Trump. Hoy se cree que, de realizarse, se limitara a menos del 10%.

Como muchos de sus vecinos en Turmos Ayya, Suha Badran podra estar ahora mismo en Panam o en Estados Unidos. Su caso es especial ya que en pocos das debe presentarse ante un tribunal de la ANP. «Policas palestinos me detuvieron varios das y me pegaron. Estuve 70 das en la crcel e hice una huelga de hambre como protesta. Me acusaron de dar dinero a los ms pobres como forma de apoyar a Hamas pero no es cierto. No hay pruebas. Yo no entro en poltica», sostiene esta palestina nacida en Panam y madre de tres hijos.

Cuando le pregunto qu llegar antes la paz con Israel o la vacuna contra el virus, responde sonriendo: «Las dos cosas son muy difciles. En este sentido, puedo decir que la gente aqu sale ms en esta segunda oleada del virus pese a ser ms grave que al principio en marzo. Tras el primer cierre, la gente quiere salir. En Turmos Ayya todo es ms tranquilo«. Una isla ante el oleaje del virus aunque curiosamente alberga un hospital centrado en combatirlo.

En la Franja de Gaza, mientras, el problema no es tanto el efecto sanitario del virus-desde marzo, un muerto (tras llegar por el paso fronterizo egipcio de Rafah) y 72 casos- sino la grave situacin econmica. Bajo el control del grupo islamista Hamas, las medidas restrictivas por la pandemia, las sanciones econmicas de su rival interno Abu Mazen desde Cisjordania y aislado por Israel y Egipto, el pauprrimo enclave palestino asiste a un aumento del desempleo (45%) y suicidios (17 desde enero, segn una ONG local). Por otro lado, Hamas ha desmentido las informaciones sobre la desercin de su oficial del comando martimo que huy a Israel, llevndose consigo documento confidencial, supuestamente tras descubrirse que colaboraba con los servicios de Inteligencia israel.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

También pueden gustarte

Leer Más