Entretenimiento

El «testamento» de David Attenborough: «No se trata ya de salvar el planeta, sino de salvarnos nosotros»

El "testamento" de David Attenborough: "No se trata ya de salvar el planeta, sino de salvarnos nosotros"


Actualizado

El clebre naturalista britnico presenta nuevo libro y documental en Netflix, coincidiendo con la celebracin de la Cumbre sobre Biodiversidad de la ONU, en la que hoy participa Pedro Snchez

David Attenborough, junto a una mariposa Atlas.

David Attenborough, junto a una mariposa Atlas.
Andy Rain EFE

Hoy, mircoles, se celebra la Cumbre sobre Biodiversidad de Naciones Unidas, en la que tiene previsto intervenir por videoconferencia el presidente espaol, Pedro Snchez, entre otros mandatarios. La ocasin es una excusa perfecta para acudir a las enseanzas de una de las personalidades que ms ha hecho en el mundo por dar a conocer la naturaleza y los peligros que sobre ella se ciernen, empezando por la crisis climtica.

A sus 94 aos, David Attenborough lo ha visto casi todo en este planeta. Hasta la pasada dcada, con series como ‘Planeta Tierra’ y ‘Planeta Azul’, contagi su asombro por el mundo natural a grandes y pequeos. ltimamente, su voz telrica se ha vuelto sombra, en el momento de ahondar en los «hechos» del cambio climtico y de la sexta extincin masiva para la BBC.

El venerado naturalista britnico presenta ahora en forma de libro y de documental para Netflix su definitivo «testamento»: ‘A life in our planet’ (‘Una vida en nuestro planeta’). A lo largo de su vida profesional, de 60 aos, ha sido testigo de la «retirada del mundo natural y el avance implacable de la especie humana», y ha llegado el momento de contarlo ante un tribunal imaginario.

Su misin consisti durante mucho tiempo en «documentar el paraso en la Tierra que ha sido el periodo que conocemos como el Holoceno«. Pero estamos ya en lo que un grupo de gelogos ha rebautizado como el Antropoceno, y Attenborough abraza ese concepto: «Todos los animales modifican en mayor o menor medida su entorno. Pero ninguna especie ha hecho nunca lo que estamos haciendo nosotros. No solo estamos alterando el planeta, lo estamos destruyendo».

Sostiene el naturalista britnico que la cuestin «no es ya salvar el planeta, sino salvarnos nosotros». Y el gran problema no es solo la crisis climtica, tambin la prdida de biodiversidad causada por la destruccin de los ecosistemas, que a su entender est en los orgenes de la pandemia: «Nuestro futuro no cambiar si no cambiamos nuestra relacin con los animales».

«Los peridicos solo hablan del virus, y est bien porque todos queremos saber», se lamenta entre dientes Attenborough. «El problema es que el cambio climtico ha desaparecido de los titulares porque se percibe como un futuro distante… La temperatura de la Tierra ha aumentado un grado desde que yo nac, y puede aumentar entre tres y cuatro grados este siglo si no cambiamos de rumbo. El cambio climtico est ya aqu: los jvenes hacen bien en recordrnoslo».

El xito de Attenborough entre la muchachada lo atestigua el hecho de haberse convertido, esta misma semana, en la persona que ms rpidamente ha superado el milln de seguidores en Instagram en el momento de su estreno. «El mensaje que quiero dar me preocupa tanto que voy a aprovechar todos los medios a mi alcance. Creo en esta joven generacin que se est implicando ante el cambio climtico. Es su mundo y es su maana, no podemos desperdiciar ms tiempo».

En ‘Una vida en nuestro planeta’, Attenborough viaja su juventud en la campia inglesa, como incipiente coleccionista de fsiles. Poco sospechaba entonces que, con el tiempo, y gracias a su reconocimiento mundial, acabara prestando su apellido a un pariente prehistrico del len que vivi hace 18 millones de aos y cuyo fsil fue hallado hace unos aos en Australia: el Microleo attenboroughi.

Primeras expediciones

La pelcula recuerda sus primeras expediciones a lugares como el parque del Serengueti o la isla de Borneo, con la mirada insondable de los orangutanes como testigos de la tala del bosque tropical y de la irrupcin de las plantaciones de palmeras. Attenborough recorre el mundo a lo largo de cinco dcadas y, en paralelo, vamos asistiendo al ‘boom’ de la poblacin (de 2.500 a ms de 7.000 millones), al aumento de las partculas por milln de CO2 (de 300 a ms de 400) y al declive de las reas intactas de la naturaleza (de ms de un 60% de la superficie terrestre a apenas un tercio).

El naturalista recrea sus primeros viajes al rtico y recalca cmo, en el 2030, podemos vivir los primeros veranos sin hielo en el polo norte y, una dcada despus, sufrir los verdaderos efectos del deshielo del pemafrost, con la liberacin de cantidades ingentes de metano que pueden acelerar el calentamiento. Pese a las crticas recibidas en su momento, Attenborough no duda en rescatar las imgenes de las morsas lanzndose por los acantilados en las islas al norte de Rusia por la desaparicin del hielo y la falta de espacio vital en las playas.

El documental arranca y termina en Prpiat, la ciudad «atmica» evacuada durante el accidente de Chernbil en 1986, como metfora de «los errores de clculo y las acciones incontroladas». En el paisaje del fin del mundo se han abierto, sin embargo, paso los animales en estado salvaje y la desbordante naturaleza, como en las viejas ciudades de los mayas.

Soluciones que ya estn aqu

«La humanidad est en una encrucijada, el mundo natural est seriamente amenazado y las consecuencias pueden ser apocalticas«, advierte Attenborough, que dedica, sin embargo, la ltima media hora de proyeccin a las soluciones que ya estn aqu: de la agricultura urbana a las energas renovables, de las zonas de exclusin de pesca en los ocanos a la drstica reduccin del consumo de carne, de los proyectos de renaturalizacin al reaprovechamiento total de los recursos.

«La palabra residuo es inmoral«, atestigua. «El imperativo en el siglo XXI debe ser trabajar con la naturaleza, y no contra la naturaleza, que es lo que llevamos haciendo desde hace demasiado tiempo».

Como eplogo a la proyeccin, David Attenborough nos invita a una conversacin con el ex Monty Python Michael Palin, haciendo repaso a todo lo ocurrido en este ao vivido peligrosamente. Palin le pregunta por las lecciones del coronavirus, y Attenborough responde sin titubeos: «Una cosa que hemos aprendido es que estamos todos en la misma barca, y si queremos sobrevivir tenemos que cooperar. Se acab el tiempo para los la nacionalismos. Es el momento para un nuevo internacionalismo y para una mayor igualdad entre las naciones del mundo. Occidente se ha llevado ya demasiado; quizs ha llegado el momento de dar».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer Más