Entretenimiento

“Demasiada belleza”: protagonista se negó a operarse la nariz, Gonzalo Torres estuvo en la mira para el rol principal, entre otros secretos Secretos de la TV Telenovelas peruanas Alexandra Graña | TVMAS

“Demasiada belleza”: protagonista se negó a operarse la nariz, Gonzalo Torres estuvo en la mira para el rol principal, entre otros secretos Secretos de la TV Telenovelas peruanas Alexandra Graña | TVMAS


Conforme a los criterios de

Trust Project

Saber más

“Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla”. [Confucio]

La belleza de Cipriano de Bergamin (Omar García) estaba expuesta en su forma natural, pero muy pocos podían distinguirla. Amaba en silencio a su prima Roxana Bisutti (), pero evitaba confesarle sus sentimientos por temor al rechazo. Le escribía hermosos poemas de amor que en lugar de entregárselos, se los daba al apuesto Cristian Navarro (Jean Pierre Vismara) para que este los utilice en su conquista a Roxana.

MIRA: “Victoria”: Christian Bach estuvo en la mira para el papel de Victoria Ruffo y otros secretos de la telenovela de Telemundo

Inicios de 2003. Tras el éxito de “Qué buena raza”, el productor Michel Gómez y el guionista Eduardo Adrianzén unieron esfuerzos para crear “Demasiada belleza”, una historia de amor y discriminación inspirada en el clásico francés de Edmond Rostand, “Cyrano de Bergerac”. La telenovela de 120 capítulos fue emitida por Latina, inicialmente en horario nocturno, luego pasó a la una de la tarde.

“Nos cambiaron varias veces de horario por un tema de intereses, no por ráting. Con ‘Qué buena raza’, que se emitía a la siete de la noche nos había ido súper bien, y lo lógico era que ‘Demasiada belleza’ ocupe ese horario, pero eso no pasó. Nos pusieron a las ocho, luego a las nueve, a competir con Magaly Medina, que era el programa más visto a esa hora. Después nos pasaron a la una de la tarde, pero pese a los cambios, a tanto maltrato, nos fue bastante bien”, destaca Alexandra Graña.

EL CÁSTING

La romántica ficción de Latina marcó el debut actoral en TV del actor Omar García. En el caso de Alexandra Graña y de otros actores como Milene Vásquez, Gerardo Zamora, Tatiana Espinoza, Lorena Caravedo, Laszlo Kovacs, Pold Gastello, Érika Villalobos, entre otros, fueron convocados de “Qué buena raza”.

“Fue mi primer trabajo en televisión, antes había hecho teatro. Llegué por un cásting, Giovanni Ciccia me pasó la voz, me dijo que estaban buscando a un actor con mi perfil, que debería presentarme, me pasó el contacto y me presenté. Gonzalo Torres y Lorenzo, no sé su apellido, también estaban (en la lista), pues la producción buscaba actores con un perfil bien típico: narizones. Primero hice el cásting solo, luego me invitaron a hacerlo con Alexandra, porque ella ya estaba escogida como la protagonista. Recuerdo que desde el primer momento tuvimos mucha química”, comenta García. “Omar fue increíble desde el primer día que llegó”, destaca Alexandra.

“Al ser mi primera novela y mi primer protagónico a la vez, debo reconocer que tuve mucha presión. Había actuado en teatro, pero en TV hay otro código, otro estilo, tuve que aprender sobre la marcha. Muchas veces se grababa desde las siete de la mañana, sin parar, y a las cinco ya no puedes más, no te salen las cosas, te olvidas el texto, te loqueas. Era joven e inexperto, fue difícil asumir ese reto”, añade.

Para construir a Cipriano, Omar se basó en el guion que le entregó Eduardo Adrianzen, leyó, además, la obra de Edmond Rostand y vio la película “Cyrano de Bergerac” de Gérard Depardieu. “Me esforcé mucho para que todo salga bien, aparte de mis lecturas, de ver la película y revisar la historia, también conversé con Michel (productor) y Eduardo (guionista)”, sostiene García.

DESAFÍO

Uno de los retos más complicados que tuvo que afrontar Alexandra a la hora de dar vida a Roxana, una veterinaria experta en el cuidado de caballos, fue involucrarse con la equitación. “Durante un mes interactué con los caballos, me consiguieron uno con el que siempre trabajaba, se llamaba Chilaco, era de paso, muy hermoso, tuvimos una relación linda”, asegura la actriz.

Alexandra Graña en el papel de Roxana Bissuti en "Demasiada belleza". (Foto: Lino Estrada / El Comercio)
Alexandra Graña en el papel de Roxana Bissuti en «Demasiada belleza». (Foto: Lino Estrada / El Comercio)

ROMANCE

El romance que vivieron Roxana y Cipriano en la ficción, una vez que la verdad sobre los sentimientos del estudiante de medicina afloraron, se extendió a la vida real. Alexandra y Omar se enamoraron durante las grabaciones de “Demasiada belleza”:

“El romance empezó a gestarse durante las escenas, trabajábamos todos los días, desde las siete de la mañana hasta las nueve de la noche, desayunábamos. almorzábamos y grabábamos juntos, creo que si no nos hubiésemos enamorado, hubiésemos terminado odiándonos. Nos llevábamos tan bien, conectábamos tanto, que fue determinante para el éxito de la telenovela”, asegura Omar.

Alexandra Graña y Omar García, protagonistas de "Demasiada belleza". (Foto: Dolly Fernández)
Alexandra Graña y Omar García, protagonistas de «Demasiada belleza». (Foto: Dolly Fernández)

ESCENA ESPERADA

La escena del primer beso entre Cipriano y Roxana tras una romántica confesión de amor, alcanzó uno de los picos de sintonía más altos de la telenovela. Superó los 40 puntos de ráting. “Fue una de las más importantes, recuerdo claramente que la producción entera estaba esperando ese momento. El día que se grabó todos entraron a la grabación para corroborar los rumores de que entre Ale y yo pasaba algo, se las olían porque siempre nos veían juntos. Probablemente ya estábamos enganchados, habíamos coqueteado un poquito, lo habíamos conversado, pero nunca nos habíamos besado, ese fue el primer beso que nos dimos tanto en la ficción como en la vida real. En ese momento se mezcló todo”, recuerda el actor.

“El beso explotó la pantalla. Omar y yo terminamos saliendo como pareja, no duró mucho porque yo inmediatamente me fui al extranjero, pero fue una experiencia bonita”, destaca Alexandra.

ESCENA RETADORA

Antes de consolidarse el romance entre los protagonistas de la historia de “Demasiada belleza”, Cipriano tiene un acercamiento sentimental con Antonella Parodi, personaje interpretado por Vanessa Saba.

“Vanessa era mi amiga, habíamos trabajado antes, era cercana a mí y tenía mucha experiencia en TV. En la telenovela interpretaba a una modelo que me seducía empujada por su jefa (Teddy Guzmán) y como a la mitad del rodaje grabé con ella mi primera escena de beso en TV. Como había confianza entre nosotros y no quería que se sienta incómoda, le pregunté cuáles eran los códigos. Me explicó que no había códigos, que la única condición era que no saque la lengua. Esa escena la tuvimos que repetir varias veces porque no salía, producto de los nervios me dio un ataque de risa. Al final los dos terminamos riéndonos”, señala Omar.

LOCACIÓN REAL

Recuerda, además, que la romántica boda de Roxana y Cipriano se grabó en una iglesia ubicada en la Alameda de los Descalzos, en el Rímac, con la participación de algunos extras.

ACCIDENTE

Durante las grabaciones de la telenovela se vivió un hecho fortuito que pudo haber terminado en tragedia, cuando el actor Jean Pierre Vismara montó una yegua preñada. El animal, al sentirse amenazado por un pequeño golpe que el actor le dio en la barriga, corrió con fuerza y lo arrojó. “Quedó enganchado del estribo y fue arrastrado algunos metros, fue terrible, gracias a Dios no pasó nada grave. Pero sí nos llevamos un gran susto”, recuerda Alexandra.

NO A LOS CAMBIOS

Cansado de las burlas y de ser despreciado por su nariz, Cipriano evalúa la posibilidad de cambiar su aspecto físico a través de una operación estética y acude a un cirujano plástico, pero luego se arrepiente. Omar García reflexiona sobre este hecho y lo califica de aleccionador.

“Creo que el mensaje que se quería dar era que la belleza va más allá del físico, que trasciende. Recuerdo que en algún momento de la historia, me preguntaron si me quería operar la nariz, parece que tenían canje, y lo recuerdo clarísimo, me negué. No quería contarles a las personas que hay que respingarse la nariz y dejar de ser uno mismo para cumplir los objetivos. Parece que querían poner a Cipriano un poquito más regio, algo así como pasó con ‘Betty la fea’”, subraya Omar.

CROSSOVERS

-El actor Pedro Olórtegui volvió a representar el papel del Dr. Simón Goldenberg de la predecesora telenovela “Qué buena raza”, haciendo pequeños cameos para operar a Natalia, “Maryloly López”.

-En una escena en la playa Lorenzo Alvites, Gerardo Zamora, le cuenta a Rita Jiménez, Carolina Aguilar, que antes de convertirse en médico cirujano, conoció a un provinciano que vino desde su tierra natal a Lima a pie haciendo alusión a su anterior personaje en “Qué buena raza”.

-La actriz Teddy Guzmán vuelve a interpretar al personaje de Sheyla que originalmente apareció en la telenovela “Los de arriba y los de abajo”.

-Los actores Julio Marcone y Martín Abrisqueta representan de nuevo a los estilistas René y Susy que anteriormente aparecieron en la telenovela “Tribus de la calle”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR



Source link

También pueden gustarte

Leer Más