Entretenimiento

Ben Goldsmith, filntropo ambiental: «Ser conservador y ecologista es lo ms natural»

Ben Goldsmith, filntropo ambiental: "Ser conservador y ecologista es lo ms natural"


Ben Goldsmith (Londres, 1980) hered de su familia algo ms que la fama y los millones. A su to Teddy, fundador de The Ecologist y coautor del Manifiesto por la supervivencia, le recuerda como «un viejo profeta adelantado a los tiempos». Su padre, James, fue un industrial tentado por la poltica (fund el Partido del Referndum) que sinti tambin en los ltimos aos «la llamada poderosa de la naturaleza».
El propio Ben recuerda cmo sola levantarse de madrugada junto a su hermano Za

c para ver «el despertar de la vida salvaje» en Richmond Park, el inmenso parque al sur de Londres que fue el patio de recreo de su infancia. Gran parte de su herencia la volc en la creacin del fondo de inversiones Menhaden Capital (dedicado a la eficiencia energtica y de recursos). Otra parte la destin a su granja de 100 hectreas en Somerset, desde donde se ha embarcado en proyectos de «renaturalizacin».
El destino quiso que la granja de sus sueos fuera el escenario de la mayor de las pesadillas:

su hija Iris muri all a los 15 aos, el 8 de julio del 2019

, en un fatal accidente a los mandos de un vehculo elctrico. Un montculo de piedras es ahora el recuerdo permanente de su aorada hija y un estanque cercano se ha convertido en la mejor de las terapias: la inmersin total en la naturaleza.

«Pertenecemos al peor club del mundo, el de los padres que han perdido a sus hijos»,

confiesa Ben Goldsmith. «Fue terriblemente duro, cre que me volva loco. Ese estanque fue en gran parte mi salvacin. Mi mayor consuelo han sido la familia y la naturaleza.

Nunca he sido religioso, pero ahora puedo decir que siento una llamada espiritual.

Todo ocurre por alguna razn. Estoy escribiendo un libro sobre la experiencia, creo que se titular

Loss and renewal (

«Prdida y renovacin»)».
«No puedes controlar el futuro», fue la humilde leccin que recibi Ben Goldsmith, que en pleno confinamiento volvi a ser padre con su segunda esposa, Jemima Jones (la pareja tiene adems otro dos hijos, Eliza y Arlo, ms otros dos que tuvo el financiero con Kate Rothschild, Frankie e Isaac). La nia de siete meses se llama Vita Iris y ha devuelto la sonrisa y el entusiasmo al filntropo ambiental, embarcado en una nueva misin que va an ms all: «Necesitamos un giro espiritual y colectivo para reconectar con la naturaleza».

«No creo que podamos resolver esta crisis, ni ninguna otra, sin construir una relacin saludable con el planeta»

, advierte Goldsmith. «En este sentido, y pese a la tragedia de fondo, creo que la pandemia ha producido un «despertar» al mundo natural. Hemos podido respirar a pleno pulmn y or el canto de los pjaros en las ciudades. Hemos sentido la llamada del bosque y del mar a la salida del confinamiento, y hay como un viento de cambio en el horizonte, a pesar de las dificultades econmicas».

Barreras ideolgicas

Su otro caballo de batalla es intentar romper las barreras ideolgicas. «No puedo entender cmo hay conservadores que se niegan a defender el medio ambiente alegando que eso es territorio de la izquierda», recalca el financiero britnico, impulsor desde el 2012 del Conservative Environmental Network.
«Es ms, pienso que ser conservador y ecologista es lo ms natural», asegura Goldsmitth. «Es parte de nuestra esencia: «preservar» para futuras generaciones. Me viene a la mente por ejemplo el nombre de Theodore Roosevelt, republicano y al mismo tiempo amante de la naturaleza, conocido an hoy como el «presidente conservacionista», por haber preservado ms de 60 millones de hectreas para parques nacionales y bosques protegidos en Estados Unidos».
Siguiendo la estela de su to Teddy, Ben Goldsmith respald en su da al Partido Verde de Caroline Lucas, convencido como estaba de la necesidad dar voz a la ecologa en el Parlamento britnico. Hoy por hoy, 89 diputados

tories

pertenecen ya a la Red Ambiental Conservadora, lo que a su entender dice mucho de cmo el mensaje est calando ms all de las lneas divisorias entre partidos: «Nuestra idea es extender la red a pases con partidos conservadores muy implantados como Estados Unidos, Canad, Australia e incluso Espaa».

Su vnculo con Espaa

Con nuestro pas, confiesa, siente un vnculo emocional desde hace aos: de la presencia de Luciano Suana Alves como mano derecha en Menhaden al apoyo a proyectos ambientales en el sur de Espaa y en las Baleares, pasando por la finca familiar en las inmediaciones de Ronda y las incursiones en Pola de Somiedo (Asturias) pertrechado con los prismticos de rigor para ver osos.

«Espaa es el pas ms bello y diverso de Europa»

, sentencia Goldsmith, con su espaol aprendido en la escuela. «Soy un hispanfilo convencido y voy siempre que puedo. He hecho muchas veces el recorrido en tren, de Londres a Pars y de ah a Madrid y Mlaga. Apoy la designacin como parque natural de la Sierra de las Nieves con Ecologistas en Accin. Estoy involucrado en programas como A Desalambrar en Andaluca o con la fundacin Entretantos».
Llegados a este punto, Goldsmith quiere romper una lanza por el proyecto del bilogo valenciano Ignacio Jimnez en Tres Reinos: «Es preocupante que una iniciativa de ese valor ambiental se est tergiversando por intereses polticos. Yo creo que proyectos as son totalmente necesarios para revitalizar la Espaa vaca y tender un puente entre la conservacin y el inters turstico e histrico».
Y llegamos as a las Baleares, elegidas a conciencia por otra de la ramificaciones de Ben Goldsmith: el Conservation Collective Network, la red de fundaciones locales para financiar proyectos ambientales en islas tan cercanas o distantes como la Eolias, la Ccladas, Barbados o San Vicente y las Granadinas
«

Todas estas islas, aparte de su belleza, tienen algo en comn: all hay gente extranjera con mucho dinero y gente local con grandes ideas»

, recalca Goldsminth. «Desde que empezamos en Ibiza y Formentera hace ms de diez aos (y ms recientemente en Mallorca y Menorca) mi objetivo ha sido vincular a los que tienen grandes propiedades en las islas con proyectos que marcan la diferencia con aportaciones de 20.000 o 30.000 euros. La belleza de la filantropa ambiental es que puedes mover montaas con poco dinero».
Su vnculo con las islas se ha ido tejiendo con proyectos como el de la proteccin de la posidonia del bilogo Manu San Flix: «Las praderas submarinas de posidonia son el autntico secreto del Meditarrneo y el gran bioindicador de la calidad del agua… Hemos trabajado en la proteccin de reas marinas, con la implicacin de los pescadores, y luego en tierra en en la prohibicin del plsticos de un solo uso y en el fomento de la produccin local».
«Hemos ayudado a crear un observatorio de sostenibilidad para medir el efecto del turismo y minimizar su impacto», advierte Goldsmith. «El turismo responsable con la naturaleza va seguir aportando valor a las islas. Por eso es importante implicar al sector hotelero y a los restaurantes en el cambio. Con lo que no podemos seguir es con el turismo depredador que ha prevalecido hasta ahora».
Admite Goldsmith que las islas se encuentran en un punto crtico por la cada del turismo durante la pandemia, y que este es seguramente el momento de impulsar el cambio. A travs de las tres fundaciones se han impulsado proyectos por valor de ms de 1,5 millones de euros en la ltima dcada, aunque el ltimo presupuesto supera el medio milln y aspira a crecer en los prximos aos, al igual que la red del Conservation Collective Network, que llega ya de Pakistn y Sri Lanka hasta las costas de Devon.
En tierra propia, Ben Goldsmith ejerce como asesor del Departamento de Medio Ambiente, Alimentacin y Asuntos Rurales (Defra). Su cercana a Michael Gove, al frente de los preparativos del Brexit, le ha valido para tener un papel vital en las futuras leyes de Agricultura y de Medio Ambiente.

A favor del Brexit

Goldsmith no oculta que vot a favor de la salida de la UE en el referndum del 2016… «Lo hice principalmente por mi oposicin a la ruinosa y ecocida Poltica Agrcola Comn (PAC).

La poltica de susbsidios agrarios de la UE ha sido tremendamente destructiva

. Estamos pagando a los agricultores para que destruyan la naturaleza y seguimos creando un incentivo perverso».
«Nuestra futura ley agrcola va a tener como objetivo todo lo contrario», asegura. «Vamos a incentivar los agricultores para introduzcan prcticas sostenibles y de agricultura regenerativa, bajo el principio «dinero pblico por el bien comn». En vez de bajar las protecciones ambientales, vamos a ir ms all y y confo en que la Comisin Europea acabe copindonos, que sea el principio de una carrera de «armas» pacfica por la restauracin de la naturaleza».
El Gobierno de Boris Johnson, advierte, ha emprendido un viraje verde cada vez ms palpable, no solo por el papel a las sombra de su hermano Zac, tambin por la influencia de Stanley Johnson («artfice de las protecciones ambientales de la UE») y de Carrie Symonds («ecologista convencida»).

«Bajo un Gobierno conservador, este pas est diciendo adis al carbn

y se ha comprometido a suministrar energa elica a todos los hogares britnicos en el 2030″, asevera Goldsmith. «Vamos a hacer una gran esfuerzo con iniciativas de

rewilding

como la reintroduccin de los castores. El ao que viene tenemos una gran oportunidad de demostrar nuestro compromiso ambiental en la COP26 de Glasgow. Tenemos que elevar el volumen de la naturaleza, en eso estamos».

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarte

Leer Más