Entretenimiento

así las eligen los que más saben

así las eligen los que más saben


Redonda

Rostro redondo
Rostro redondo – © Instagram @oliverpeoples

Como norma general, como vas a ver en todos los casos a los que vamos a referirnos, el equilibrio entre gafas de sol y forma de la cara se encuentra buscando contrastes entre ambas. Es decir, si el rostro es redondo, algo que ocurre por la prominencia de los pómulos respecto a frente, mandíbulas y barbilla, las gafas de líneas rectas, por ejemplo cuadradas, ayudan a no exagerar la forma del rostro, dando la sensación de que quedan mejor, como dos piezas de un puzzle que encajan perfectamente. El motivo es que las gafas de líneas rectas dan sensación de que la cara es más alargada.

Cuadrada

Rostro cuadrado
Rostro cuadrado – © Instagram @policelifestyle

Son los rostros con ángulos muy marcados gracias a las mandíbulas principalmente, que dan ese aspecto cuadrado al rostro siempre y cuando la barbilla no sea muy pronunciada, que es el rasgo característico de las caras afiladas. En este tipo de hombres, el contraste que aportan las gafas redondeadas u ovaladas ayuda a equilibrar las facciones. De lo contrario, con gafas grandes por ejemplo, el efecto sería el contrario, provocando la sensación de estar ante una cara desproporcionadamente grande. Nada de monturas que redunden en la forma cuadrada del rostro.

Afilada y alargada

Rostro alargado
Rostro alargado – v Intagram @afflelou_optico

ueden compartir la angulación marcada por las mandíbulas con las caras cuadradas, pero pierden esta forma porque las barbillas son más pronunciadas, dando al rostro una sensación de alargamiento exagerado, que por otro lado suele aportar mucha personalidad a la imagen.

El objetivo a la hora de escoger gafas de sol en su caso debe ser el de reducir visualmente el amplio espacio que separa la frente de la barbilla, y eso se consigue con gafas grandes, que dominen el rostro, incluso con monturas anchas que vayan en la misma dirección. La gafa estilo Wayfarer es un buen ejemplo de lo que sienta bien a este tipo de hombres. En el otro lado de la balanza, las gafas redondas de tamaño reducido, tipo John Lennon.

Ovalada

Rostro ovalado
Rostro ovalado – © Instagram @mrboho

Pocos hombres pueden presumir de rostro ovalado, la forma más equilibrada en sí misma, y por lo tanto la más versátil, ya que se adapta tanto a más tipos de peinados como de complementos. Pero para tener el rostro ovalado no solo tiene importancia la genética, sino también cómo se conserva el hacedor de dicha cara, porque unos kilos de más convertirán esa forma en otra más redondeada con toda seguridad.

De todas formas, si tienes la suerte de tenerla ovalada, lo mejor que puedes hacer es darte el gustazo de comprarte las gafas de sol que quitadas siempre te gustaron más porque tienes muchas probabilidades de que encajen bien en tu imagen. Aprovecha a diverterte variando diseños porque, a priori, pocos se lo pueden permitir como tú.

Otras proporciones

Gafas XL, siempre para rostros grandes
Gafas XL, siempre para rostros grandes – © Instagram @wolfnoir

Hay rostros cuyo tamaño no va en consonancia con el resto del cuerpo, sobre todo con respecto a los hombros. Bien porque son más grandes de lo habitual o por todo lo contrario, porque son pequeños. Piensa, para que lo entiendas rápido, en John Travolta por ejemplo, el paradigma de rostro XL.

Es en este caso, el de las caras poco proporcionadas, cuando sí conviene ahondar en unas gafas en la línea del tamaño del rostro: en caras muy grandes, gafas grandes, y en caras pequeñas, gafas diminutas, con la única excepción de las monturas, que suelen dar un aire divertido y alegre a la cara pequeña, como si la iluminaran.



Source link

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

También pueden gustarte

Leer Más

Economía

¡Gracias Uribe!

Ante la arremetida judicial contra el expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez; ante el plan político orquestado y financiado desde Miraflores y aplicado desde...
Leer más