Política

Arriesgarse y comenzar desde cero

Arriesgarse y comenzar desde cero


Atreverse y volver a empezar, frase que se volvió parte de mí.

¿Es importante arriesgarse y comenzar de cero?

tomar-decisiones-y-arriesgarse

Muchas veces, hemos escuchado de nuestros amigos y familiares que quieren arriesgarse y comenzar de cero porque ya no les resulta beneficioso lo que hacen en su vida. Estas palabras suenan fuertes y provocan miedo o limitaciones, pero si seguimos nuestros instintos y nos enfocamos, puede cambiarnos la vida para mejorarla. Arriesgarse y comenzar desde cero, resultó ser una frase que se volvió parte de mí porque lo estoy viviendo a flor de piel desde hace un par de años y quiero contarles mi experiencia.

Presté mis servicios para una empresa por una cantidad de años importante. Sin lograr ascender una posición por mera burocracia, un día cualquiera comencé a reflexionar. Caí en mi cruda realidad: hacía mis labores diarias por inercia, mecánicamente y estaba comenzando a sentir estancamiento profesional y aburrimiento.

tomar-decisiones-y-arriesgarse

¡Tomando decisiones importantes y atreverme!

Así pues, mi mente cuasi dormida reaccionó. Por primera vez después de 10 años, lo que tanto temía se asomaba como una posibilidad real y definitiva: dejar de trabajar bajo dependencia. Esto implicaba un cambio radical en mi vida. Por ejemplo: dejar mis ingresos mensuales fijos, dejar a mis compañeros, el gimnasio que tanto me gustaba, la flexibilidad en el horario. Motivos por los cuales demoré para tomar la decisión.

Y ¡llegó el día señores! Rogándole a Dios y a mi papá (que en paz descanse) me acompañen siempre, me arriesgué y di rienda suelta a mis palabras. Me armé de valor para redactar la carta de renuncia, manteniendo en mi mente las conversaciones previas con mi jefe. En cada conversación, me decía que lo pensara muy bien y agradeceré siempre su amistad y todo lo que hizo por mí. Entregué mi carta y me preparé psicológicamente para enfrentar esta nueva etapa de mi vida.

A propósito… ¿les mencioné que al dejar el empleo, no contaba con un plan definido?. Pues, ¡así fue! ¿Una locura verdad?. Sin embargo, en ese momento no lo pensé de esa manera. Sólo estaba buscando el descanso mental y físico (tomarme unas merecidas vacaciones), pasar tiempo con mi hijo y mi familia, para luego comenzar de cero.

¿Cómo comenzar desde cero?

Fue justo allí, donde me detuve a pensar acerca de ¿qué actividades puedo hacer de manera independiente y que generen una buena fuente de ingresos? Comencé mi búsqueda por internet y en los grupos de Whatsapp y Telegram de algunos artículos de autoayuda y otros sobre cómo iniciar un emprendimiento. Sinceramente no se qué haría sin estas valiosas herramientas. Todos muy buenos sin duda alguna. Sin embargo, en el camino aprendí algunas cosas: si no tomo riesgos y decisiones concretas, dejaré de crecer como persona. Si dejo de luchar por lo que quiero, seré infeliz . Si espero a que las oportunidades lleguen a mí por arte de magia, me quedaré con las manos vacías.

Continuando con este proceso y tomando en cuenta los artículos leídos, tomé un lápiz, un cuaderno y comencé a escribir sobre mis habilidades. Por ejemplo: ¿Para cuáles actividades soy apta: idiomas, redacción, traducción…? o ¿qué me gusta hacer? (nuestro pasatiempo favorito, puede convertirse en un emprendimiento), de esta forma realicé un estudio interno, personal. A través de esta sencilla herramienta, comencé a construir mi proyecto de vida, porque como dicen por allí: debes escribirlo y leerlo en voz alta para que se cumpla, de esa forma siempre lo mantendrás en tu mente.

Finalmente, como les comenté en un principio, me arriesgué para comenzar desde cero. Para mí ha sido un camino largo y bastante difícil, porque el miedo aún me invade. Sin embargo, gracias a Dios aún existen personas de buena voluntad y desinteresadas. Personas cuyo contacto ha sido sólo a través de los medios digitales, que te hablan con firmeza, con seguridad, con ánimo y te motivan. Por estas razones, decidí escribir mi primer artículo.

Debo reconocer que me costó muchísimo redactarlo, porque lo hacía de la manera tradicional, pero en este camino, arriesgarse es la clave. Y quién sabe, ¡a lo mejor me animo con otras actividades!.



Source link

Dejar un comentario

También pueden gustarte

Leer Más